Encontrada muerta una célebre activista contra la vacunación obligatoria

La agencia de prensa Health Nut News informó ayer que Brandy Vaughan, activista antivacunación que fundó la organización sin ánimo de lucro «Learn the Risk» de California, fue encontrada muerta hace unas horas por su hijo de nueve años, sin que se conozca nada sobre la causa ni las circunstancias de la muerte. La activista ya había advertido públicamente de amenazas contra su vida. La noticia ha pasado por el momento totalmente inadvertida en la prensa española.


Una vida marcada por la iatrogenia farmaco-médica

En su página de Facebook, Brandy describía a sí misma como una «ex-intermediaria farmacéutica con la misión de crear un mundo más sano, una persona a la vez, que educa sobre los riesgos reales de los medicamentos y vacunas». Cuando trabajaba en la industria farmacéutica como jefa de ventas para Merck, Brandy vendió el medicamento Vioxx, un analgésico que se descubrió que duplicaba el riesgo de sufrir un ataque cerebral y cardíaco, según la propia biografía de Vaughan «Aprenda el riesgo». El analgésico fue retirado del mercado más tarde. «A partir de esa experiencia, me di cuenta de que sólo porque algo esté en el mercado no significa que sea seguro. Mucho de lo que nos dice la industria de la salud simplemente no es la verdad.», relataba Brandy en su página web. La activista pasó ocho años viviendo en Europa, donde vio cómo la atención médica se hace de manera muy diferente a la de los Estados Unidos. Al regresar a los Estados Unidos con un hijo no vacunado, fue intimidada en la oficina de un pediatra cuando hizo preguntas que todos los padres deberían hacer como: ¿Cuáles son los ingredientes de estas vacunas?», «¿Cómo es que los niños de otros países son más saludables, pero reciben muchas menos vacunas?», se preguntaba en su libro.
En su perfil de LinkedIn, Vaughan explicaba: «fundé la ONG de sensibilización Learn The Risk (antiguo Consejo para la Seguridad de las Vacunas) en respuesta a la agenda de la industria farmacéutica para enfermar a la población para obtener beneficios y para enajenarnos nuestro derecho a rechazar procedimientos, tratamientos médicos y medicamentos. Expongo los muy reales peligros de los productos farmacéuticos y la corrupción de la industria , los medios y el gobierno.» La activista centró su lucha en develar estas prácticas iatrogénicas operadas con la colusión de las administraciones y los mass media y en oponerse a las ley de vacunación obligatoria de Estados Unidos.

Una de las acciones de denuncia llevadas a cabo por Learn the Risk, la ONG que fundó Vaughan

Una lanzadora de alerta amenazada

Brandy llevaba más de un año advirtiendo sobre las amenazas que estaba recibiendo. En el video a continuación, la activista detalla de manera detallada y premonitoria el tipo de «avisos» a los que fue sometida por desconocidos en reiteradas ocasiones.

Temiendo la inminencia de una agresión fatal, el 1ero de diciembre de 2019, Brandy posteo en Facebook una advertencia en la que aclaraba que, en caso de aparecer muerta algún día, no sería por causa de suicidio ni de consumo de ningún tipo de drogas sino por un acto de acallamiento. Su hijo Bastien de entonces 8 años representaba una razón más que suficiente para continuar viviendo y luchando por los derechos de los niños y niñas y de la población en general, sometidos según ella a una gigantesca industria de la experimentación farmacéutica.

Vaughan anunciaba en esa misma publicación que dejaba en manos de su amiga Tina Marie la tarea de crear un fondo a través de la página de fundraising GoFundMe para que llegado el momento de su asesinato, se pudiera costear una investigación privada sobre el mismo. La colecta de fondos ha sido creada en apenas unas horas tras conocerse la muerte de Brandy, y lleva recaudados ya más de 32.000 USD sobre un objetivo cifrado en 50.000 USD. Desde ALO animamos a quienes puedan colaborar en la elucidación de este luctuoso suceso a hacerlo.

El trágico suceso ocurre precisamente en el momento en el que asistimos a una verdadera carrera de algunas de las principales farmacéuticas por comercializar sus productos génicos experimentales y sus vacunas tradicionales con la mayor premura posible y con evidentes fallas de seguridad, denunciadas por personalidades como Wolfang Wodarg, ex-Presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa y Michael Yeadon, ex-Vice-Presidente de la propia Pfizer, cuya denuncia y solicitud conjunta fue difundida por ALO. Russia Today informa precisamente hoy que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) confirmó, en documentos informativos publicados previo a la próxima reunión del comité asesor de vacunas y productos biológicos de este 10 de diciembre, que seis personas murieron durante el ensayo de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech.

3 Comentarios

  1. Nieves

    Excelente artículo, ojalá no hubiese necesidad de escribir estos sucesos tan dramáticos. A la gente libre y sin miedo, no nos van a poder callar, aunque nos cueste la vida. El inventor del PCR, murió de forma repentina por un fallo cardiaco…me preguntó si quizá lo sufrió por algo que le administraron…Felicidades por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *