Credibilidad cero: la OMS controlada por el poder


La OMS no es un organismo ni público ni independiente. Actualmente, el 82% de su presupuesto proviene de fondos privados: su mayor financiador es la Fundación Gates, que aporta más de 526 millones de euros (un 10% del total) más otros 281 millones a través de la Alianza GAVI, creada para la promoción de vacunas y de la industria farmacéutica —Sanofi-Pasteur, Hoffman La Roche, Glaxo-Smith-Kline, Novartis, Merck, Bayer, Bristol-Meyer-Squibb y Eli Lilly—, en particular de los fabricantes de vacunas, que aportan casi 160 millones.

En conclusión, la OMS no es independiente ni neutral, como tampoco toma decisiones siguiendo criterios científicos ni buscando mejorar la salud de las personas, sino en base a criterios y objetivos de grandes grupos de poder que están a su vez conectados con las élites milmillonarias, bancos, conglomerados empresariales y grandes grupos de comunicación.

Link a la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *