1/12: ¿Dónde están las llaves?

Te quiero explicar un cuento inspirado en la tradición sufí. Muy corto.

Lamento decirte que lo escuché a un escritor turco pero que no apunté su nombre, así que no te puedo decir quién es el autor.

El protagonista de esta historia se llama Kerem.

Kerem volvía a su casa por la noche, después de trabajar todo el día. Cuando llegaba a la puerta de su casa, busca las llaves en el bolsillo del pantalón y se le caen, pero al ir a recogerlas no las encuentra.

“Tienen que haberse caído por aquí, cerca.»

Kerem se pone a buscar las llaves con toda dedicación, está cansado y quiere entrar en casa y cenar.

Al cabo de un rato, pasa por allí su vecino.

¿Qué haces Kerem?

Busco las llaves, las he perdido

Su vecino se queda con él, le ayuda a buscar sus llaves.

Pasado un tiempo pasa por la calle Aslan, uno de sus mejores amigos.

¿Qué os pasa, qué hacéis?

Hola Aslan, perdí las llaves y no las encontramos

Aslan también se quedó a buscarlas.

Siguió pasando gente del vecindario, que se quedaba a ayudar a Kerem. Aquello empezó a parecer una “reunión de cabizbajos”, todos deambulando y mirando al suelo.

Al cabo de casi dos horas de búsqueda sin éxito, alguien preguntó:

Kerem, ¿estás seguro de que las llaves las has perdido por aquí?

No -contestó-. Las perdí en la puerta de casa, pero aquí, debajo de la farola, hay más luz para buscar.

Igual esta historia te parece muy tonta. Puede que sí. Puede que Kerem sea un poco zoquete. Y sus vecinos también.

Pero, espera un poco… ¿puede ser que nosotros a veces seamos también como Kerem y sus vecinos?

¿Cuántas veces nos quedamos en los lugares que los focos alumbran?

¿O cuántas veces nos aventuramos en lo que no está tan iluminado?

¿Cuántas veces nos quedamos con lo primero que nos dicen sin darle más vueltas?

No te conozco, no sé quién eres ni qué te interesa, pero si te es más confortable seguir debajo de la luz de las farolas puedes seguir donde todo el mundo mira. Pero si quieres buscar fuera de donde alumbran todos los focos y ver otras posibles explicaciones a lo que ocurre, y encontrar las posibles claves-llaves, puedes empezar por aquí:

PD. Te lo pasaste. Arriba

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *